Nadie

Nadie te pide que superada la treintena y siendo un adulto de bien, o de mal (¿quién define eso?), corras un maratón en 2 horas 2 minutos, o que vueles en el duatlón del domingo. Solo aparenta ser capaz de hacerlo. Nadie notará la diferencia. Nadie susurrará a tu paso camino del box. No pedirán fotos. ¿Para qué? Solo tu sabrás de lo que eres capaz, y si no lo eres, convéncete que lo eres. Entrena como si fueras Mo Farah. Frodeno. Paula Radcliffe. Que nadie te quite la ilusión por lo que haces, y menos aún, que no lo haga Garmin, Polar o “el Casio”. Nadie.

Enero

Mi forma de entrenar la natación ha sido siempre la de acumular metros y más metros por eso de “sentir el agua”. El objetivo era sentirse lo más cómodo y seguro posible en un entorno ajeno. He sido incapaz de seguir una rutina más de una semana. Hasta que el #coachEcheza dio en el clavo: “busca nadar 500 metros en 8 minutos. Con palas y sin ellas. Y dando el menor número de brazadas posibles.” Que había que bajar el SWOLF. Ya le vale al tío que se inventó el término este. A esto le sumo 500 metros de ejercicios de técnica y otros 500 de pies. Así, tres días por semana. Y todo para rondar los 30 minutos en carrera.

  • 14 de enero de 2017: 500 metros en 8 minutos 19 segundos SWOLF: 35
  • 14 de enero de 2017: 500 metros con palas en 7 minutos 47 segundos SWOLF: 32

Un mero espejismo. No he vuelto ha estar en esos tiempos ni de lejos.

Del resto, os iré contando. Tengo que meter sesiones de TRX y salir en bici. Hacer yoga sería ya para estar en nivel PRO, pero me faltan horas. La T2 es la clave de todo y no la perdono un domingo. Desde julio, ya van 20 T2 de este estilo: 60-70 minutos Spinning+15 km de carrera. Es mi termómetro. Y dice que estoy como un roble. No corro más. Lo he cambiado por subir escaleras. Si pones la Torre Eiffel, encima del Empire State y eso, encima de las Torres Petronas (y consigues que no se caiga) yo creo que estoy a 3 peldaños de la cima.

Acabo enero como AWA de plata y esperando plaza para el TCS New York Marathon 2017.

fullsizerender-3

AWA

Año 1924. En un mundo sin internet. Carta de Francis Scott Fitzgerald a Thomas Boyd. “…Y ruego a Dios no ver un alma durante seis meses. Mi novela es cada vez más extraordinaria…” Unos meses más tarde, le confiesa a un director editorial que “mi novela es más o menos la mejor novela estadounidense jamás escrita». A mediados de 1925 publicó El Gran Gatsby.

F.S. Fitzgerald se fue a Francia. A escribir. Yo a Perú. No sé bien aún a qué. El rogaba seis meses de soledad. Yo nueve. Y es que estos de IRONMAN me dicen ahora que soy Ironman de Plata en el All World Athlete (AWA) y que, entre otras cosas, competiré todo este año con un gorro dorado. Coño. Dorado. Que mi mono no pega con el dorado. Pero que no te preocupes de eso, hombre. El Mundial en septiembre y yo preocupado por si no voy  juego. Es que mi madre me lo dice siempre “pero dónde vas de esa guisa” ¿También me lo va a decir ese día?.

agrcertificate

 

 

 

 

 

 

 

 

Little Squares

Algunos dirán, ¿dónde vas loco con todo lo que queda? Otros, mirarán con cierto recelo. Y los más, serán indiferentes. Quedan muchos meses de la parte “What People don´t See” hasta llegar al “What People See” No pongo “SUCCESS” por eso del mal fario. A ver si en vez de “SUCCESS” va a ser “OSTIÓN”.

iceberg

Dicho esto, y como fiel seguidor del “Hard Work”, “Sacrifice” y el relojito ese que vibra a horas muy tempranas, os dejo mi vuelta a los cuadritos, que no al entrenamiento (llevamos 11 semanas de pre-pre-pretemporada) He aquí noviembre en mi particular “bullet journal”. Cada paso de página, estaremos un poco más cerca del “10S17”.

FullSizeRender (2).jpg

Diario de un triatleta en pretemporada

Domingo

Espinacas, apio, limón, jengibre, piña, huevo. Y menta. La menta lo salva todo. Octava prueba de zumo post entreno T2 (uno por semana) y octavo fracaso consecutivo. Un croissant a la plancha con mantequilla y mermelada resucita un muerto, pero un zumo de estos lo vuelve a enterrar.

……….

“Fuerza-Resistencia” en el Compex y Netflix. Una semana más que nos volamos.

Lunes

“Amatxu…no quiero ir al cole…” Pues no vayas. El lunes es para dormir. Quien entrena un lunes es que no ha aprovechado el fin de semana. Salir a la terraza a tomar el café (negro y ardiendo) mientras leo el New York Times. Después me fumaría un buen puro a la salud de todos vosotros. Menos mal que no fumo. A vuestra salud. Y que tampoco tengo terraza y lo peor de todo, que New York me queda lejos.

Jueves

Me pides que nade los 500 metros en 8 minutos. Y que baje el SWOLF a 33. Por menos de eso pusieron una cabeza de caballo al bueno de Jack Woltz en El Padrino. 8 minutos 28 segundos.

Viernes

¿Por qué no lloverá algún día?

Sábado

La T1. Esa gran olvidada. La amiga fea. El amigo que no baila. El de gafas que está a lado del de flequillo. Natación+Bici.

……….

Terapia de cuerpo y alma con mi “terapista” invidente. A ti te debo algunos minutos.

Domingo

Zanahoria, naranja, jengibre y huevo. Noveno fracaso a ritmo de 3:53 los 17 kms en una T2. Me acuerdo de las tostadas con mantequilla en sartén de  Muriel Barbery  y su “Rapsodia Gourmet”.

Y entonces apareció ella “…porque en algún momento hay que elegir entre la Vida y el Proyecto…”.  Susan Sontag. Otra semana más. Otra semana menos.